La propuesta educativa aprendizaje-servicio, también conocida por sus siglas ApS, consiste en aunar la adquisición de competencias con la acción de servicio en favor de la comunidad. De este modo, a innovación educativa y el compromiso por una sociedad consciente, participativa y con valores caracterizan esta metodología fundamentalmente activa. En sus procesos de aprendizaje, la propuesta aprendizaje-servicio se relaciona directamente con otros planteamientos innovadores. Por ejemplo es fácil encontrar vínculos con el aprendizaje colaborativo y cooperativo, el aprendizaje basado en proyectos, en retos o en problemas. Existen muchas formas de aplicar esta metodología. Pero siempre es importante conseguir la adecuada articulación entre los procesos de aprendizaje y de servicio a la comunidad, e integrarlos en un único proyecto. Pero, ¿qué otras características definen esta propuesta educativa?

La propuesta educativa aprendizaje-servicio y el enfoque competencial

El enfoque competencial de la LOMLOE y la importancia de las competencias social, personal-social y de aprender a aprender, favorecen el planteamiento pedagógico del aprendizaje-servicio.

El enfoque competencial propone un modelo de aprendizaje basado en la aplicación de los conocimientos. Su objetivo es conseguir una relación más directa entre lo que se aprende y cómo se aprende en la educación formal y lo que se hace y cómo se hace fuera del centro educativo. El planteamiento activo del aprendizaje-servicio en beneficio de la comunidad facilita conseguir ese objetivo.

Las claves de la propuesta educativa aprendizaje-servicio (ApS)

  • Se trata de una iniciativa a favor de una educación activa y transformadora. El aprendizaje-servicio consiste en trabajar para solucionar o mejorar situaciones reales del entorno, que afectan a la comunidad.
  • Las aspiraciones y las dimensiones de los proyectos pueden ser diversas y dependen de factores relacionados con la edad del alumnado, el contexto, etc.
  • El objetivo es conseguir la implicación del alumnado y la adquisición de competencias en un contexto real con acciones que satisfacen las necesidades de otros.
  • Lo que caracteriza la propuesta es por tanto el servicio a la comunidad, la relación con los contenidos curriculares y el aprovechamiento pedagógico. Esta es una de las principales diferencias entre esta propuesta y la acción de voluntariado.
  • No siempre existe la misma relación entre los proyectos y los contenidos curriculares.
  • Como sucede en el caso del aprendizaje por proyectos, en el aprendizaje-servicio debe destacarse el papel protagonista del alumnado. Alumnos y alumnas intervienen ya desde la identificación y selección de la necesidad social como en la propuesta de puesta en marcha del proyecto o algunos aspectos de su organización. Las condiciones de orientación o tutela del docente dependen en gran parte de la experiencia y grado de madurez del alumnado. También existen diferentes modalidades de participación.

El sistema educativo formal de algunos países europeos y americanos incluye el aprendizaje-servicio, relacionado con servicio comunitario

Para saber más

  • La web de Red Española de Aprendizaje-Servicio publica información diversa sobre sus actuaciones además de documentación, experiencias, vídeos y reflexiones.
  • La web de la pedagoga y emprendedora social Roser Batlle, una de las mayores especialistas de esta propuesta educativa, incluye material diverso sobre eventos, actividades y publicaciones.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies