Teniendo en cuenta las diferencias entre las distintas etapas educativas, un modelo mixto o híbrido, también llamado semipresencial, modelo blended o B-Learning, es aquel que combina formación presencial y no presencial, aprovechado fundamentalmente las posibilidades de la tecnología en el aprendizaje.

Por ello, la expansión del modelo en educación superior ha dependido de la integración paulatina de la tecnología en educación. Sin embargo, en el caso de la educación obligatoria, fue la crisis causada por la COVID-19 la que impuso de forma repentina un modelo improvisado de clases online o la combinación de clases presenciales y no presenciales. Se demostró entonces el esfuerzo de la comunidad educativa y nos sirvió a todos de experiencia. Sin embargo, esta situación no debe confundirse con la implantación planificada de modelos mixtos o blended.

Por otra parte, el CIDEAD (Centro para la Innovación y el Desarrollo de la Educación a Distancia) se ocupa de la atención educativa completamente online de quienes residen en el exterior o en zonas donde no pueden recibir enseñanza a través del régimen ordinario.

El modelo mixto o blended en educación superior

En educación superior, el modelo está estrechamente ligado a la aplicación de estrategias de aprendizaje en las que el papel del docente como orientador y la organización de grupos de trabajo suelen ser claves. Así, frente al modelo presencial, en educación superior el modelo está muy extendido tanto en el desarrollo de competencias interpersonales, instrumentales o tecnológicas.

Algunas de sus principales ventajas que suelen ser destacadas por los propios alumnos de estas etapas son:

  • Posibilidad de trabajar de forma más autónoma, tanto grupal como individualmente
  • Motivación ante la disponibilidad de variedad de recursos digitales y el uso instrumental de la tecnología
  • Actividades en línea planificadas de forma periódica y sistemática
  • Actividades dirigidas a la investigación
  • Posibilidades de socialización de los alumnos a través de la creación de comunidades online
  • Conducción pedagógica del docente a través de la interacción online frecuente

El modelo no puede consistir en la traslación sin más de los mismos procesos de enseñanza-aprendizaje a un formato híbrido presencial y no presencial

El empuje del modelo mixto o blended en la educación obligatoria

Apoyados en el desarrollo de la tecnología en el aprendizaje, sobre todo desde 2010, tanto las Administraciones como los creadores de contenido editorial o los proveedores tecnológicos empezaron a impulsar con fuerza modelos mixtos en las etapas de la educación obligatoria.

Así, cada vez con más insistencia, surgen cada año nuevas propuestas editoriales que incorporan contenidos, recursos y herramientas dirigidos a combinar formación online con presencial. Se trata de compaginar la utilización de materiales impresos tradicionales con las posibilidades de una plataforma online o entornos virtuales de aprendizaje. Uno de los principales puntos fuertes de estas propuestas, dirigidas en la mayoría de los casos a educación Secundaria, suele ser la cantidad y variedad de actividades y recursos. En muchos casos, estas propuestas terminan sustituyendo completamente el uso de materiales impresos tradicionales.

Por otro lado, las Administraciones insisten desde hace tiempo en las ventajas del uso de plataformas, a menudo de software libre. Suelen facilitar al docente recursos online organizados por etapas, etc. En la mayoría de los casos, las Comunidades Autónomas ya facilitaban al docente estos contenidos mucho antes del cierre de los centros en marzo de 2020 a través de sus portales de educación. Pero fue a partir de entonces cuando estas iniciativas se vieron reforzadas y ampliadas extendiendo el uso de plataformas como Moodle. En muchos casos se facilitó la gestión de la plataforma automatizando la matriculación del alumnado a las aulas online. También se crearon espacios virtuales para facilitar la coordinación de los equipos docentes.

La formación presencial en el aula se sigue considerando esencial en las etapas de educación obligatoria. Pero cada vez más, la comunidad educativa se convence del enriquecimiento que supone el uso adecuado de estas plataformas

Requisitos del modelo mixto o blended

El modelo ofrece grandes ventajas pero también supone importantes cambios en el planteamiento de los procesos de enseñanza-aprendizaje. El entorno debe sobre todo favorecer la implantación del modelo. Entre los principales requisitos pueden destacarse:

  • Uso generalizado y seguro de la tecnología para el aprendizaje
  • Creación de itinerarios y planificación que permita la integración de las actividades presenciales y no presenciales y la implantación de rutinas de trabajo tanto dentro como fuera del aula
  • Soluciones digitales que ofrezcan recursos y contenidos de calidad
  • Interacción entre estudiante y docente, destacable tanto en cantidad como en calidad
  • Combinación adecuada de aprendizaje síncrono y asíncrono
  • Propuestas de evaluación adaptadas al modelo

La clave en cualquier caso es que estos modelos híbridos estén justificados metodológicamente

Por ejemplo, el modelo pedagógico de Flipped Classroom o aula invertida propone una distribución de diferentes procesos de aprendizaje presencial y no presencial, en el que algunos procesos del aprendizaje se destinan al trabajo autonómo fuera de clase y otros se concentran en el espacio colectivo del aula.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies